miércoles, 22 de febrero de 2012

Remedios caseros para el dolor de oído

Remedio para el dolor de oído 1 .Exprimir un limón para obtener su zumo y empapar una bolita de algodón en él. Ésta debe ser colocada suavemente en la entrada del oído (no introducirla adentro) por 10 minutos. Debe ser aplicado antes de dormir. Este remedio es ideal cuando el dolor de oído es producido por exceso de cera en el conducto del oído.

Remedio para el dolor de oído 2 Aplicar compresa de agua caliente en ambos oídos y la garganta durante unos cinco minutos. Pasado ese tiempo, colocar renovar las compresas por otras.

Remedio para el dolor de oído 3 Macerar 10 ó 12 cabezas de manzanilla en un tarro de cristal con 4 cucharadas de aceite de oliva durante 48 horas. Luego aplicar esta preparación con un algodoncito. Este remedio es ideal para los casos de dolor de oídos por cera

Remedio para el dolor de oído 4 Calentar dos cucharaditas de aceite de oliva o de almendra y dejar, luego, que se refresque a temperatura corporal. Aplicar 2 ó 3 gotas templadas en el conducto del oído. Proteger con un pequeño algodón..



Remedio para el dolor de oído 5 Masticar repetidamente una goma de mascar para aliviar el dolor de oído causado por cambios de presión por la altitud.

Enel caso de los niños de corta edad, se le deberá permitir el uso de un chupete durante el descenso para evitar el dolor de oído. Igualmente, este remedio se puede aplicar si se siente dolor de oído a media noche en la casa, ya que la acción muscular de mascar ayuda a abrir las trompas de Eustaquio aliviando el dolor

Remedio para el dolor de oído 6 Lavar tres hojas de llantén con agua fría y macharcar. Colar la pulpa resultante mediante una tela previamente hervida. Colocar 2 gotas de esta preparación en el conducto auditivo cuando se sienta dolor.

Remedio para el dolor de oído 7 Aplicar tres gotas de leche materna en el oído.

Remedio para el dolor de oído 8 Pelar un diente de ajo, cortarlo en láminas y ponerlo con un poco de aceite de oliva, al que se añadirán unas flores de espliego. Dejar reposar dos horas, colar y separar una cucharada grande, que se calentará suavemente colocándola sobre un recipiente con agua caliente. Echar unas gotas en el oído dolorido y tapar con un algodón. Si hay sospechas de que el tímpano está roto, no aplicar bajo ningún concepto y recurrir en seguida al médico.

Remedio para el dolor de oído 9 Hervir un puñado de hojas de oregano en media taza de agua durante 3 minutos. Retirar del fuego y dejar refrescar. Exprimir las hojas para sacar al máximo extracto y poner en un gotero. Aplicar 3 gotas en el oído adolorido siempre y cuando el tímpano no esté perforado.



Recomendaciones

Evitar dormir durante el descenso del avión. No se debe dormitar durante un vuelo especialmente al terminar el viaje, ya que cuando se duerme se traga con menos frecuencia lo que reduce el movimiento que ayuda a los oídos a que se ajustan a los cambios de presión. Esta falta de ajuste puede causar dolor.

Elevar la cabeza mientras se duerme para lograr un mejor drenaje. Para ello, puede usar varias almohadas.

Tomar precauciones en caso de bucear. Es importante que los buceadores puedan igualar la presión interna de sus oídos con la del agua en que bucean para no sufrir de dolores de oído. Si se usa tapones en los oídos, éstos no deben quedar muy ajustados y las caperuzas en los trajes de buceo no deben quedar tan apretadas que impiden la igualación de la presión durante el descenso. En el caso de los nadadores aficionados, se recomienda nadar en la superficie, ya que impone menos presión en los tímpanos.

Bostezar. La acción de bostezar mueve el músculo que abre la trompa de Eustaquio todavía mejor que mascar goma.

No introducir objetos extraños en el canal auditivo. Se debe evitar introducir objetos como hisopos de algodón, lápices o cerillos, ya que podría lastimar y hasta perforar el tímpano. Igualmente, podría causar infecciones.

Acudir a un doctor si el dolor de oído se presenta con:

Fiebre de 102 ° F (38,8 ° C) o superior
Cambio repentino en la audiencia
Repentina aparición de mareos
Incapacidad para concentrarse
Debilidad muscular facial
Dolor de oído que resulta persistente (más de una semana) o que empeorar
Dolor de oído que se agrava durante la masticación
Dolor de oído que se sospeche sea el resultado de una ruptura del tímpano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada