viernes, 24 de febrero de 2012

Remedios caseros para las infecciones urinarias

Remedio para las infecciones urinarias 1: Elaborar un jarabe natural compuesto por medio kilo de cerezas con rabos que deben ser calentadas al baño maría. Cuando estén blandas, quitar los huesos y el resto pasar por un tamiz. Agregar una cucharada de miel. Guardar la pasta resultante en un recipiente hermético dentro del frigorífico. Tomar 2 ó 3 cucharadas al día

Remedio para las infecciones urinarias 2: Tomar un zumo de arándanos (sin azúcar) todos los días en ayunas con el fin de reducir las molestias y combatir la infección.

Remedio para las infecciones urinarias 3: Elaborar un jugo curativo con 2 tazas de arándanos frescos, 1 rebanada de sandía y 1/2 taza de cerezas. Lavar las frutas y quitar las semillas de la sandía. Luego, colocar los ingredientes en la licuadora y batir hasta que se integren. Beber de inmediato. Toma este jugo hasta que la infección ceda.

Remedio para las infecciones urinarias 4: Lavar y pelar un plátano y una manzana. Picar y colocar en una batidora. Extraer el zumo y consumirlo dos veces al día.

Remedio para las infecciones urinarias 5: Disolver 1/4 cucharadita de bicarbonato de sodio en un vaso de agua. Tomar un vaso diario de este remedio inmediatamente después de beber dos vasos de agua.

Remedio para las infecciones urinarias 6: Aplicar calor, en el bajo abdomen, mediante una compresa caliente o una botella de agua caliente o incluso tomar un baño caliente, ya que el calor no sólo alivia los síntomas, sino que también trae más sangre con glóbulos blancos y otros productos sanguíneos que combaten infecciones en el área afectada. (Este remedio no es recomendado para las embarazadas, ya que pudiera causar defectos de nacimiento o abortos espontáneos).

Remedio para las infecciones urinarias 7: Tomar un vaso de agua de coco verde o pipa el cual ayuda a refrescar las vías urinarias Si después de tomar esta bebida, se pica un diente de ajo y media cebolla y se consume en una ensalada se está combatiendo, por partida doble, este tipo de infección.



Recomendaciones

Beber mucho líquido para eliminar las bacterias. Una forma para determinar si se está tomando suficiente agua es observar si la orina es clara y transparente, ya que es signo de que se está bebiendo lo suficiente; si, por el contrario, tiene color y se ve concentrada, están faltando líquidos. En todo caso se aconseja, especialmente cuando se sufre de infecciones urinarias, tomar más de dos litros de agua por día.

Tomar alimentos que contenga vitamina C (como las frutas cítricas), ya que acidifican la orina evitando así el crecimiento bacteriano.



No postergar la micción, ya que favorece la acumulación de orina infectada en la vejiga. En hombres maduros, retener la orina puede causar inflamación y obstrucción de la próstata y puede llevar a una infección en la próstata en conjunto con una infección en la vejiga.

Además, no orinar cuando se sienta lanecesidad por primera vez también causa que la vejiga se dilate y se estire haciendo que ésta no se vacíe por completo y crea un lugar donde la bacterias pueden crecer fácilmente.

No orinar con apuro. Es necesario ir al baño y tomarse el tiempo suficiente para eliminar toda la orina, hasta la última gota, sin interrumpir la micción, para evitar la acumulación de bacterias.

Mantener una buena higiene especialmente en el caso de las mujeres que después de cada micción deben limpiar el área de delante hacia atrás para impedir que las bacterias que ocasiona las infecciones urinarias se aproximen a la vagina y a la abertura de la uretra.

Ir al baño (o incluso lavarse) antes de mantener relaciones sexuales, ya que ayuda a eliminar las bacterias que pueden estar presentes en la vagina y que podrían ser llevadas a la vejiga. Igualmente, resulta adecuado orinar después para eliminar las bacterias que hayan podido llegado hasta la vejiga.

Reconsiderar el uso del diafragma como método de control de la natalidad en el caso de las mujeres, ya que se ha demostrado que éste es uno de los principales causantes de infecciones persistentes en la vejiga. El diafragma presiona el cuello de la vejiga, inhibiendo la micción normal (la vejiga no se puede vaciar completamente) entonces la orina acumulada actúa como medio de cultivo para las bacterias.

Utilizar toallas sanitarias en vez de tampones para evitar la acumulación de bacterias en el área de vagina que luego pasan a la vejiga.

Evitar el uso de jabones bactericidas fuertes, ya que pueden irritar la uretra y producir síntomas parecidos a los de una infección urinaria.

No consumir, indiscriminadamente y sin atención médica, antibióticos, ya que pueden afectar la flora vaginal lo que permite la multiplicación de las bacterias que luego pasan a la vejiga.

Evitar las bebidas alcohólicas. El alcohol es un irritante de las vías urinarias de hombres y mujeres, y debe evitarse durante una infección en la vejiga.

Ir al doctor de inmediato en los siguientes casos:

Sangre en la orina
Fiebre que aumenta después de 48 horas
Vómitos frecuentes en las últimas 12 horas (puede ser indicativo de infección en los riñones)
Haber tenido una lesión abdominal o en la espalda en las dos semanas previas al inicio de los síntomas (puede indicar daño en el riñón)
Presión arterial alta
Historia clínica de enfermedades del riñón
Ser diabético

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada