viernes, 24 de febrero de 2012

Remedios caseros para la Intolerancia a la glucosa

A continuación se presenta un menú empleado por muchos nutricionistas que tienen como fin evitar el avance de la intolerancia a la glucosa hacia la diabetes.



Dieta para la intolerancia a la glucosa

Día 1

Desayuno

Jugo de fruta cítrica (puede ser naranja, toronja o piña)

1 tostada de pan integral con queso desnatado.



Merienda

Yogur desnatado.



Almuerzo

Ensalada campera.

Pechuga de pollo a la plancha con verduras.

1 pera



Merienda

1 tostada con mermelada sin azúcar o endulzado con edulcorante



Cena

Calabacines rehogados.

Pavo con ensalada.

1 manzana





Día 2

Desayuno

1 tostada integral con aceite de oliva

Jugo de fruta cítrica (puede ser naranja, toronja o piña)



Merienda

Yogur desnatado.



Almuerzo

Tomates rellenos con arroz.

Filete de ternera

1 pera



Merienda

10 almendras



Cena

Rollitos de merluza rellenos con verduras.

1 puñado de arándanos





Día 3

Desayuno

Leche desnatada.

Cereales integrales

1 pera.



Merienda

Yogur desnatado.



Almuerzo

Arroz con guisantes.

Mero al horno con tomate.

1 mandarina



Merienda

10 manís o cacahuates



Cena

Ensalada de la huerta.

Corvina a la plancha con arroz integral

1 manzana



Recomendaciones

Algunas medidas generales que las personas con intolerancia a la glucosa pueden seguir para lograr una dieta saludable son:



Distribuir las comidas en 4 ó 5 ingestas diarias: desayuno, merienda, almuerzo, merienda y cena, sin saltarse una de ellas ni picotear entre horas.

Reducir a menos de un 30% el consumo de la grasa total y que las grasas saturadas no alcance más del 10% del valor calórico total. Para lograrlo, seleccionar carnes magras, retirar la grasa visible y la piel de las aves, consumir leche desnatada, evitar la mantequilla, nata, embutidos, bollería industrial y aperitivos grasos

Considerar el consumo de aceite de oliva, rico en monoinsaturados y que puede aportar el 10 o 20 por ciento del aporte calórico total.

Consumir tres raciones semanales de pescado, ricos en ácidos grasos omega-3 los cuales tienen electos benéficos sobre el perfil lipidia al disminuir los triglicéridos.

Incluir carbohidratos de forma individualizada como cereales, legumbres, pasta, frutas, verduras y tubérculos.

Restringir los azúcares simples, los dulces y refrescos azucarados.

Verificar que las proteínas representen un 15 ó 20% del total calórico el cual pueden provenir de carnes magras, pescados y, lácteos desnatados que proporcionan proteínas de alto valor biológico, o bien de legumbres y cereales.

Consumir entre 25 y35 gramos al día de fibra como las frutas, las hortalizas y cereales integrales.

Mantener horarios regulares en las comidas.

Comer despacio, masticando bien cada bocado.

Reducir el consumo de sal el cual no debe ser mayor de tres gramos al día.

Tomar unos dos litros de agua al día.

Preparar los alimentos hervidos, al vapor, en olla presión o utilizando poco material graso, horno, parrilla, papillote, a la plancha o asado.

Disminuir o eliminar totalmente el consumo de alcohol.

Leer las etiquetas con cuidado y escoger aquellos alimentos que posean bajo contenido graso y calórico.

Dejar de fumar, ya que este hábito aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, como infarto de miocardio o derrame cerebral.

Realizar ejercicio diariamente, ya que, de esta forma, mejora el control glucémico al incrementar la sensibilidad a la insulina. Para este fin, se aconseja una actividad de intensidad moderada de entre 90 y 150 minutos a la semana.

Todo lo anterior contribuirá en mantener el peso cercano al ideal lo cual disminuye el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada