viernes, 24 de febrero de 2012

Remedios caseros para la hipotensión

La hipotensión podría deberse a:

Dieta deficiente en calorías, proteínas, vitamina C o casi todas las vitaminas B.
Hemorragia interna en el tracto gastrointestinal, riñón o colon.
Bajo nivel de azúcar en la sangre
Funcionamiento inadecuado de la tiroides
Problemas emocionales (prolongada desilusión o frustración)
Algunos medicamentos como los antidepresivos y diuréticos



Remedios populares

Remedio para la hipotensión 1: Colocar bajo la lengua, una pizca de sal si es por primera vez que se tiene hipotensión.

Remedio para la hipotensión 2: Tomar el jugo de una remolacha cruda diariamente para activar una presión sanguínea baja.

Remedio para la hipotensión 3: Preparar una infusión de dos cucharadas de diente de león en una taza de agua que debe ser hervida por 10 minutos. Tomar una vez al día.

Remedio para la hipotensión 4: Elaborar una infusión de tres cucharadas de raíz de jengibre rallada con una pizca de pimienta de Cayena en una taza de agua que debe hervir por 10 minutos. Colar y tomar una vez al día.

Remedio para la hipotensión 5: Tomar un jugo de limón cada día preferiblmente por la mañana.

Remedio para la hipotensión 6: Tomar una infusión de espliego todas las mañanas.

Remedio para la hipotensión 7: Verter medio puñadito de raíz troceada de ginseng en una taza de agua y hervir durante un minuto; dejar reposar otros veinte minutos. Beber dos veces al día.

Remedio para la hipotensión 8: Verter 2 cucharadas de romero, una de salvia y una de yerbabuena en un cuarto de litro de agua que esté hierviendo. Tapar y dejar refrescar. Tomar una taza en la mañana y otra en la noche.

Remedio para la hipotensión 9: Calentar 1/4 de litro de agua hasta la ebullición. Luego, vertir 1 cucharada de romero, 1 de menta y 2 cucharadas de regaliz. Dejar en infusión durante 5 minutos. Filtrar y tomar una taza o dos al día.



Recomendaciones

Algunas recomendaciones para combatir la presión baja:

Adoptar una dieta alta en proteínas que incluya hígado, riñones y otras carnes de órganos, papas horneadas con cascara, vegetales de hojas verdes, semillas o harina de soja y germen de trigo ayuda a normalizar la presión sanguínea.

Consumir comidas pequeñas y frecuentes durante el día mejora el azúcar en la sangre y ayuda a evitar la hipotensión que podría ocurrir después de una comida abundante.

Incorporar un poco de sal en la dieta, dentro de los índices adecuados, para mantener el balance de los fluidos del cuerpo.

Verificar los fármacos que se consumen, ya que ciertos medicamentos para el corazón, tranquilizantes, antidepresivos e incluso aquellos justamente para reducir la hipertensión pueden bajar la presión. Si es así, se debe solicitar al médico, en la medida de las posibilidades, que los cambie.

Darse un fuerte apretón. Una sencilla acción física como darse un apretón de manos eleva durante un momento la presión arterial necesaria para contrarrestar la caída momentánea que ocurre al levantarse por la mañana.

Realizar algunos ejercicios matemáticos mentales. Según investigaciones, efectuar prácticas aritméticas mentales (como tratar de contar de manera regresiva desde el 100, sumar, restar, multiplicar o dividir), eleva la presión sanguínea y compensa la hipotensión incluso mejor que la actividad física.

Dormir con la cabeza elevada. La manera como se duerme puede también ayudar a controlar la hipotensión. Se recomienda dormir con la cabecera de la cama elevada entre 20 y30 centímetros en relación con los pies. Igualmente, se aconseja incorporarse lentamente y colgar los pies por el borde de la cama durante algunos minutos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada