viernes, 24 de febrero de 2012

Remedios caseros para el mal olor de los pies

Remedio para el mal olor de los pies 1 Verter en un recipiente suficientemente ancho para ubicar los pies dos litros de agua. Luego, partir, extraer el jugo de tres limones y mezclar éste con el agua. Colocar los pies dentro del recipiente por 10 minutos. Retirar y secar los pies.

Remedio para el mal olor de los pies 2 Frotar unas cuantas gotas de aceite de lavanda en los pies y dar unos masajes antes de ir a dormir. Este aceite mata bacterias, pero es necesario antes de usarlo colocarlo en una pequeña área para verificar que no irrite la piel.

Remedio para el mal olor de los pies 3 Mezclar 2 cucharadas de sales de Epsom en cuatro litros de agua. Remojar los pies durante 15 minutos, dos veces al día. Estas sales son astringentes lo cual ayudará a reducir la sudoración y a matar las bacterias.

Remedio para el mal olor de los pies 4 Introducir 2 bolsas de té negro en medio litro de agua durante 10 minutos. Sacar las bolsas y diluir el té con dos litros de agua, después remojar los pies durante 30 minutos; repetir el procedimiento todos los días. El ácido tánico de un té negro fuerte mata las bacterias y cierra los poros para que los pies suden menos.

Remedio para el mal olor de los pies 5 Verter en un recipiente ancho que contenga 3 litros de agua una taza de vinagre. Para aumentar su eficacia, añadir unas gotas de aceite de tomillo. Remojar los pies durante 15 minutos al día durante una semana. Este remedio no es recomendable en caso de tener alguna inflamación o herida en la piel de los pies.

Remedio para el mal olor de los pies 6 Cubrir los pies con bicarbonato de sodio antes de ponerse los calcetines. Absorberá la humedad y el olor que causa el sudor.

Remedio para el mal olor de los pies 7 Poner media taza de sal kosher en un 1 litro de agua y sumergir los pies en la solución. Después de remojarlos, no enjuagar los pies; sino solamente secarlos bien.

Remedio para el mal olor de los pies 8 Rociar con maicena el interior de los zapatos para ayudar a absorber la humedad y mantener los pies más secos.



Recomendaciones

Lavar los pies todos los días en agua con un jabón desodorante o antibacteriano. Es importante lavar los pies de forma adecuada, ya que la combinación de ciertas bacterias con la transpiración es la que genera el olor desagradable. Al lavarse, se interrumpe el proceso de las bacterias.



Sin embargo, no se debe ir a los extremos y lavarse los pies a cada rato, ya que puede no sólo eliminar las bacterias malolientes sino también los aceites protectores de la piel. De esta forma los pies pueden secarse tanto que aparezcan escamas y grietados. Si eso sucede, se debe reducir la cantidad de veces que se lava los pies.

Alternar al menos con dos pares de zapatos. Es decir, no usar el mismo par dos días seguidos Una vez usado, se debe apartar el par y dejarlo ventilarlo durante 24 horas como mínimo.

Usar calcetines o medias de algodón o lana en vez de los de tela sintética para que los pies respiraren.

Cambiar los calcetines al menos una vez al día, y de ser posible dos o tres veces.

Usar zapatos adecuados con malla en los costados o sandalias abiertas que permitan a los pies que respiren y evitar los zapatos de goma sólida o con forros de materiales sintéticos.

Lavar las zapatillas de lona frecuentemente y dejar que se sequen en el aire y al sol en vez de ponerlos en la secadora. Para facilitar el proceso de secado, se recomienda aflojar los cordones y sacar sus lengüetas.

Evitar el consumo excesivo de alimentos fuertes como cebollas, ajo, cebollinos, pimientos, e incluso curry, ya que pueden causar olor fuerte no sólo en los pies sin también en el resto del cuerpo.

Evitar la alteración de los estados de ánimo El estrés y el nerviosismo aumenta la producción de sudor, y facilita la formación de mal olor.

Acudir al doctor, si

Continúan los pies sudando excesivamente a pesar de los remedios caseros que se haya aplicado
Existen señales de una infección por hongos en las uñas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada