miércoles, 22 de febrero de 2012

Remedios caseros para la diabetes

Remedio para la diabetes 1: El remedio tradicional más famosos con relación a esta enfermedad es la pulpa del aloe vera, como se conoce en algunos países.

Remedio para la diabetes 2: Entre otros los alimentos considerados como benéficos están las alcachofas y salvia. En este sentido, el vino de salvia es excelente para bajar el nivel de azúcar.

Para elaborarlo, se debe hervir100 gramos de hojas de salvia en un litro de buen vino durante dos minutos. Dejar que se enfríe y colar. Es necesario tomarse un vasito después de cada comida.

Remedio para la diabetes 3 Para los diabéticos, la infusión de raíz de ortiga es buena, ya que reduce la glucosa en la sangre. Ésta se compone de 25 g de raíz de ortiga y ½ litro de agua. Se pone a hervir la raíz de ortiga en el agua, a fuego lento, durante unos minutos y a continuación se retira del fuego y se cuela.

Remedio para la diabetes 4 Otros alimentos que ayuden a controlar el azúcar son la cebolla, ajo, alimenos ricos en fibra, pesado, cebada, brócoli, curry, canela, avena, nueces, frutas y verduras.

Remedio para la diabetes 5 Comer perejil fresco en ayunas.

Remedio para la diabetes 6 Tomar unas ramas de perejil y macerar en vino blanco toda la noche. Luego, tomar una taza durante el día siguiente.

Remedio para la diabetes 7 Hacer un cocimiento de hojas de nogal y tomar una taza al día.

Remedio para la diabetes 8 Lavar pefectamente un manojo de berro y picar. Luego, colocar en la licuadora junto con un vaso de agua. Batir por unos instantes y colar. Tomar este jugo todas las mañanas.

Remedio para la diabetes 9 Hervir durante 5 minutos 2 cucharadas de orégano en 1 taza de agua. Tomar 1 taza diaramente.

Remedio para la diabetes 10 Hervir, durante 10 minutos, 3 nopales en un litro de agua. Retirar del fuego y dejar que se enfríe. Beber un vaso de esta preparación 3 veces a la semana.

Remedio para la diabetes 11 Lavar, partir por la mitad y extraer el jugo de 1 toronja. Tomar este jugo diariamente en especial por la mañana. Si desea puede mezclarlo con un poco de agua.

Remedio para la diabetes 12 Verter 1 cucharadita de flores de milenrama en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar, dejar reposar y colar. Tomar tres tazas al día durante seis meses. La milenrama posee algunos de los mismos ingredientes activos de a insulina. De allì que sea beneficiosa para controlar la diabetes.



Remedio para la diabetes 13 Poner en una taza de agua hirviente 1 cucharadita de hojas de nogal, 1 de salvia y 1 de diente de león. Tapar, dejar reposar y colar. Beber 1 taza veces al día.

Remedio para la diabetes 14 Poner a macerar, previamente lavado, 2 guayabas agrias en medio litro agua.

Luego, a la mañana siguiente, colar y tomar esa agua varias veces al día hasta que se acabe la preparación.

Remedio para la diabetes 15 Dejar, en remojo, 2 cucharadas de hojas de arándano en 1/2 taza de agua durante 3 horas. Después, agregar 1/2 taza de agua que esté hirviendo. Tapar y esperar 15 minutos. Tomar una taza tres veces al día.



Recomendaciones

Comer alimentos con fibra Según estudios, la fibra natural obtenida de alimentos como de trigo entero, cebada, avena, legumbres, verduras y fruta beneficia especialmente a los diabéticos al reducir el colesterol malo de la sangre, controlar eñ peso y ayudar también a sentir menos hambre.

Comer menos y más a menudo. Debido a que el organismo del diabético puede digerir con más facilidad cantidades menores de alimentos, ya que así requiere menos insulina para controlar la cantidad de glucosa que proviene de cada alimento, se sugiere que, en lugar de comer tres comidas abundantes se divida en seis pequeñas comidas.

Tener cuidado con la azúcar escondida Existen alimentos que elevan el azúcar en la sangre y, por ello, es mejor que un diabético no los consuma como son:

· Hojuelas de maíz, miel

· Zanahoria, papa y remolacha y galletas

· Pan de harina integra y blanco

· Arroz blanco e integral manzana pasas banano, uvas

· Helado, leche entera y descremada, yogur

Cuidar los dientes Debido o a que los diabéticos son más susceptibles a las infecciones, es necesario que mantengan sus encías y dientes en buen estado. Para ello, debe hacer todo lo que usualmente hace una persona sin diabetes, pero de una forma más meticulosa lo cual incluye cepillado, uso del hilo dental y visita al odontólogo para el control de la placa y el sarro.

Cuidar y proteger los pies Debido al daño que produce la diabetes a los nervios hace que disminuya la sensación de dolor (el diabético no se da cuenta cuando tiene una herida), es necesario la constante revisión de los pies (puede usar un espejo si lo requiere) con el fin de cerciorarse que no tenga ampollas, cortaduras o alguna lesión pequeña que pueda convertirse en un gran problema. Si presenta alguna irregularidad, se debe actuar de la siguiente manera.

· Lavar el área afectada y colocar una cinta tipo papel o tela (no plástico porque debilita la piel al retirarla).

· Visitar al doctor si la lesión no se cura o presenta signos de infección como enrojecimiento, franjas rojas, calor o hinchazón.

Recomendaciones preventivas relacionadas con el pie diabético son:

· Lavarse, enjuagarse y secarse los pies, ya que un pie limpio tiene menos propensión de infecciones.

· Aplicar alguna loción o crema humectante en los pies, pero se debe evitar aplicarla entre los dedos.

· Cortar las uñas en línea recta, teniendo cuidado de no producir alguna cortadura.

· No usar piedra pómez ni extirpadores de callo, ya que puede irritar el pie y ocasionar una posible lesión. Si tiene callosidades, visite un podólogo

· Escoger con cuidado los zapatos, ya que, al comprar uno nuevo muy estrecho puede causar ampollas y hasta puede dificultar la circulación de la sangre

· Cambiar las medias o calcetines por otros limpios todos los días

· Evitar caminar sin calzado (tanto dentro como fuera de la casa

· Examinar su calzado todos los días para detectar cualquier elemento (como una puntilla o un vidrio) que pueda dañar la piel de los pies.

No usar almohadillas eléctricas para calentarse los pies.

Dejar de fumar, ya que dificulta el riego de la sangre en los pies lo que puede causar una amputación.

Cuidar el peso El exceso de peso es el problema más serio de los diabéticos del tipo II. Por ello, se debe mantener en un peso adecuado. Si no lo está, no debe iniciar una dieta sin supervisión médica.

Hacer ejercicio Se debe elaborar, en conjunto con el médico, un programa de ejercicios, ya que si realiza uno de gran esfuerzo, puede ser peligro (puede producir hasta una neuropatia o deshidratación).

Un ejercicio muy recomendado es el caminar. Para ello, se debe

· Adquirir zapatos adecuados y cuando se comience a mostrar signos de desgaste, se deben sustituir por otros nuevos.

· Dejar el coche estacionado siempre que se pueda,

· Tratar de caminar más pasos cada semana y mantener un registro al respecto.

· Procurar un compañero de ejercicios, ya que caminar acompañado es mucho más divertido.

· Subir y bajar las escaleras, en lugar de tomar el elevador

· Si cuando camina siente dolor, suspenda los ejercicios y consulte con su médico

Llevar un diario En un diario, el diabético puede anotar ciertos factores con el fin de mantenerlos controlados como son:

El peso corporal.
La presencia de glucosa y cuerpos cetónicos en la orina.
El nivel de glucosa en la sangre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada